Seguros

La Mediación, en general, es un método de resolución de conflictos en el que las partes involucradas consiguen, mediante la intervención de un tercero imparcial, el mediador, adoptar acuerdos recíprocamente satisfactorios a través del diálogo y la negociación.

La mediación en el ámbito de los seguros, y como método de gestión de conflictos, pretende evitar el inicio de litigios, poner fin a los ya iniciados o reducir su alcance, haciéndole ahorrar el tiempo y dinero inherentes a los procedimientos judiciales.

La Mediación pone a disposición de las empresas de seguros y los asegurados los instrumentos necesarios para resolver los conflictos.

Ventajas de la mediación en seguros:

i. Economía: es menos costosa que el procedimiento judicial y el arbitraje

ii. Rapidez: el proceso habitualmente dura pocos meses, a veces incluso sólo pocas semanas

iii. Acuerdos definitivos y equilibrados

En determinados estudios se observa que más del 76% de los asuntos con componente asegurador corresponden al área de responsabilidad civil – como los accidentes de tráfico, que concentran cerca del 40% de los casos -, daños por agua (21,30%) o daños eléctricos (16,67%). En cuanto a la cuantía, en el 50% de los procedimientos judiciales se ha reclamado una cuantía igual o menor a € 1.644,50, y en el 77% de los casos la cantidad es igual o menor a 5.000 €.

Estas cifras confirman que hay disputas en que la cuantía en juego es muy inferior al coste que supone llevar a la vía judicial la resolución de este tipo de controversias, por lo que la mediación se presenta como una alternativa muy interesante.